Los Carros Eléctricos NO serán el futuro de la movilidad:

Parte 1: Los carros no son el futuro de la movilidad eléctrica ni urbana: la Revolución de la movilidad ya comenzó

Con más de 400 millones de vehículos rodando,  los medios de transporte conocidos colectivamente como micro movilidad eléctrica (bicicletas, patinetas, mopeds y motos eléctricas) están desplazando cuatro veces más demanda de petróleo que todos los autos eléctricos del mundo en la actualidad.

Motos eléctricas
Tabla de Contenidos

La paradoja

Piense en la ciudad donde vive (o donde ha soñado vivir) e intente imaginársela dentro de cinco años.

¿Estarán sus calles llenas de coches eléctricos? ¿ algunos de ellos autónomos?

Si es así, entonces los problemas actuales de contaminación, congestión, calidad de vida, entre otros, que se derivan del uso desmedido del automóvil como medio predominante de transporte, poco o nada habrán cambiado.

La sustitución del 100% de la flota de vehículos de combustión interna por vehículos eléctricos significará el fracaso absoluto de los objetivos de reducción de emisiones de la industria de transporte (una de las más altas en términos de emisiones). 

Es cierto que los autos eléctricos son más verdes que los de combustión, pero igual serán “activos” que ocupen espacio innecesario, permanecerán inmóviles la mayoría de su vida útil (como sus pares los autos de combustión) y gastarán más energía que otros vehículos para realizar la misma tarea.

Sabemos que algún vehículo va a sustituir al automóvil con motor de combustión. La Unión Europea, el Reino Unido, California y varios otros estados de EE. UU., e incluso Colombia, ya comienza a instaurarse un marco legal a través del cual se prohibirán las ventas de automóviles nuevos de gasolina y diésel para 2035, y la eliminación gradual comenzará mucho antes. En Colombia, según lo establece el CONPES, a partir del 2032 no podrán matricularse carros ni motos de combustión interna. 

Ver CONPES aquí

Entonces a falta de carro de combustión ¿cuál será el medio de transporte que prefieran las personas? ¿Adoptarán coches eléctricos (en realidad, una versión más limpia de los que ya tenían) o cambiarán de modo de transporte por completo?

La verdad, es que la movilidad como la conocemos que prioriza el automóvil como el medio “ideal” de transporte urbano está en su ocaso

Al mirar en retrospectiva se puede concluir con facilidad que los automóviles fueron concebidos para solucionar problemas de movilidad  de los suburbios estadounidenses y para casi ningún otro lugar.

Por lo tanto,  al menos en las ciudades (en particular las del mundo en vía de desarollo) el automóvil (de combustión o eléctrico) no será el vehículo del futuro.

La verdadera electrificación de la movilidad (la revolución), se está dando por medio de vehículos más pequeños que conocemos como ¨vehículos eléctricos livianos¨o de micro movilidad, como lo son: las bicicletas, bicicletas eléctricas, patinetas, motos eléctricas, moped (two wheelers) y vehículos autobalanceados eléctricos.

¿Cuáles son los problemas de los automóviles eléctricos?

El mayor inconveniente de los coches eléctricos es el precio inicial: actualmente entre un 30 y un 40 por ciento más alto que el de los vehículos de combustión. Lo que implica, que están aún más lejos de poder ser adquiridos por la mayoría de personas en el mundo.

Los vehículos eléctricos pueden ser simplemente demasiado caros para exponerlos a las vicisitudes diarias de las calles de la ciudad (la agencia de alquiler de coches Hertz vende un tercio de su flota eléctrica, en parte debido a los elevados costes por daños).

Los vehículos eléctricos también emiten más carbono a lo largo de su ciclo de vida que cualquier forma de transporte urbano, excepto los automóviles de gasolina.

Todavía valen la pena y son convenientes para las personas que viven en suburbios en expansión, que conducen largos trayetos todos los días y que recuperarán las emisiones y el desembolso financiero al no volver a comprar gasolina nunca más.  Es por eso que los vehículos comunales de uso intensivo, como autobuses y taxis, también deberían ser eléctricos.

Para el resto de los mortales, poco sentido hacen más allá de un activos suntuoso.

Los vehículos eléctricos enfrentan muchos otros obstáculos. Las ciudades están ganando espacio a los carros. En París se celebró un referéndum el 4 de febrero sobre un impuesto especial de estacionamiento para los SUV más grandes pesados. 

En unos años, los alcaldes podrían empezar a abordar la cuestión de los vehículos autónomos. Son tan convenientes que si alguna vez fueran asequibles para el mercado masivo, casi todo el mundo compraría uno y congestionarían las ciudades.

Luego está el problema de la carga de vehículos eléctricos. Los habitantes de los suburbios con garajes en sus casas pueden instalar cargadores, pero la falta de cargadores públicos en las calles de la ciudad no se ha convertido en un problema importante todavía solo porque muy pocas personas poseen vehículos eléctricos. (Lo mismo ocurre con la escasez de litio para las baterías). Incluso si encuentras un cargador urbano que funcione, la carga puede llevar horas.

También es crucial que la mayoría de los vehículos eléctricos del mundo se fabriquen en China, por lo que no habrá un lobby occidental agresivo que les facilite el camino. Por el contrario, los gobiernos bien podrían aumentar los aranceles para bloquearlos en lugar de permitir que China devaste otra industria occidental más.

También te puede interesar:

También te puede interesar:

2032: Fin de los carros y motos de combustión

La realidad de los automóviles

El 70 por ciento de los viajes diarios realizados por personas en el mundo (incluyendo los mercados más grandes Estados Unidos, Europa y China), son de menos de 10km.

!Sí, así como lo oyen¡ Las cifras demuestran que las personas en las ciudades estamos usando 5 toneladas de acero, para mover a un pasajero de 80 kg en promedio para recorridos no mayores a 10 kilómetros. Incluso valga la pena mencionar, que los estudios demuestran que el  kilometraje de los automóviles europeos ha ido disminuyendo desde el año 2000. En Gran Bretaña, el 57 por ciento de los automóviles se conducen menos de 160 kilómetros por semana, calcula la consultora Field Dynamics. Incluso en Estados Unidos, aproximadamente la mitad de los viajes en automóvil en las ciudades más transitadas son de menos de cinco kilómetros.

Por lo anterior que un auto de combustión o eléctrico no tiene sentido para los habitantes de las ciudades. Los pocos que tienen carros, conducen muy poco. 

Muchos habitantes de las ciudades ahora probablemente conducen un coche porque lo tienen. Pero si pueden encontrar una manera igualmente eficiente, por el que no tengan que pagar altas sumas de dinero que podrían de otra manera invertir en otra cosa,  (o, en algunos lugares, comprar sólo uno en lugar de dos), reducirán drásticamente su coste de vida, recuperando el tiempo perdido en congestión,  al mismo tiempo que mejoran su calidad de vida. 

Entonces, ¿cuál es la mejor solución? Las motos eléctricas y mopeds son la respuesta.

Se podría pensar que cambiar a un vehículo eléctrico es el paso natural.

De hecho, para viajes cortos, una bicicleta eléctrica, motos eléctricas, patinetas eléctricas o un moped podría ser más eficiente, económicamente viable y más sostenible para el planeta.

Esto se debe a que estas formas de transporte –conocidas colectivamente como micro movilidad eléctrica– son más baratas de comprar y operar. Pero es más que eso: en realidad están desplazando cuatro veces más demanda de petróleo que todos los autos eléctricos del mundo en la actualidad, debido a su asombrosa aceptación en China y otras naciones donde las motos eléctricas tipo Moped son una forma común de transporte.

El año pasado circularon por las carreteras del mundo aproximadamente 20 millones de automóviles eléctricos y 1,3 millones de vehículos eléctricos comerciales, como autobuses, furgonetas de reparto y camiones.

Pero este número de vehículos de cuatro o más ruedas queda totalmente eclipsado por los vehículos de dos y tres ruedas. 

El año pasado circularon por las carreteras más de 280 millones de ciclomotores, scooters, motocicletas eléctricas, mopeds y vehículos de tres ruedas eléctricos. 

Su enorme popularidad ya está reduciendo la demanda de petróleo en un millón de barriles de petróleo por día, alrededor del 1% de la demanda total de petróleo del mundo, según estimaciones de Bloomberg New Energy Finance.

Para un habitante de una ciudad que abandona un coche de gasolina, el cálculo es: en lugar de un vehículo eléctrico, ¿puedo comprar una bicicleta eléctrica mucho más barata y saludable que pueda cargar en mi apartamento y complementar con algún que otro viaje en taxi? 

Esa es la tendencia. Las ventas de automóviles en Europa y EE. UU. alcanzaron su punto máximo en 2019. 

En 2022 se vendieron alrededor de 5,5 millones de bicicletas eléctricas en la UE, frente a solo dos millones de automóviles eléctricos. Muchos propietarios de automóviles utilizan ahora la bicicleta para viajes cortos. Las bicicletas eléctricas incluso están dando el salto autoconservador a símbolo de estatus: Lamborghini y Maserati producen modelos sofisticados y Porsche desarrolla motores, baterías y software para bicicletas.

Las bicicletas también se están convirtiendo en una norma cultural urbana. Veo esto en París, donde sólo uno de cada tres hogares posee un coche y los carriles bici están llenos incluso en enero, algo que antes me decían que nunca sucedería. Las bicicletas se mueven más rápido en París que los automóviles, según muestran las estadísticas del ayuntamiento.

El futuro NO es como lo pintan

Lamentamos echar a perder esa realización futurista muy “hollywoodense” en el que nos pintaron el futuro  con autopistas en el aire con millones de automóviles aéreos y autónomos, tubos al vacío que transportan humanos en segundos entre otras novedades.  

En realidad, el futuro de la movilidad, y menos mal será así, es muy simple: pequeños vehículos eléctricos.

 La gran ventaja que presentan este tipo de medios de micro movilidad, es que pueden adaptarse fácilmente a la infraestructura de transporte actualmente existente. Mopeds, patinetas, bicicletas eléctricas, todas, pueden usar vías de carro sin mayor alteración. 

Esto por supuesto, no quiere decir que no deba acondicionarse la malla vial 

Moto eléctrica
Fuente: Encuesta de Movilidad 2019 de la Secretaría de Movilidad

OTRAS SOLUCIONES DE MOVILIDAD:

Bicicletas Plegables 

Diseñadas para trayectos urbanos, las bicicletas plegables son soluciones de movilidad viables para trayectos de “fin de milla” (cortos) o medianos. Livianas, durables, cómodas y ante todo muy versátiles, son perfectas para aquellos que buscan ocupar poco espacio, o deben realizar tránsito intermodal (por ejemplo: tomar transmilenio o SITP y después pedalear hasta el trabajo) .

En este segmento, nuestra gran recomendada es TERN. La marca más grande del mundo para bicicletas plegables, eléctricas y/o convencionales. 

Bicicletas plegables

Bicicletas eléctricas

Cuando se trata de transporte urbano, la bicicleta plegable eléctrica es uno de los vehículos más recomendables. Es versátil,  diseñada para recorridos de distancias medias,  es una alternativa viable para viajes urbanos. 
 
Puedes encontrarlas plegables (ideales para ahorrar espacio) y tipo Ciudad o MTB. Lee más acerca de bicicletas eléctricas aquí.

Nuestra recomendada es la Onebot T6. Por su precio, calidad y respaldo. 

 
 
 
bicicletas eléctricas

Patinetas Eléctricas

Las patinetas eléctricas de uso urbano, en su gran mayoría fueron concebidas para distancias de última milla: recorridos cortos de máximo 8km. De ahí que no necesitaran de baterías muy grandes, o chasis muy robustos, haciéndolas fácilmente plegables y livianas.

Todo esto en busca de mayor versatilidad y comodidad para usuarios. Con el tiempo, llegaron al mercado ofertas de patinetas eléctricas de tipo “off road”, más grandes, con motores más potentes y con mayor autonomía, sacrificando más que todo versatilidad y peso.

Te interesa: Bicicletas vs patinetas

MOTOS ELECTRICOS TIPO MOPED 

La bicicleta eléctrica Moped es un híbrido entre una bicicleta y moto eléctrica. Se convierte en una alternativa ideal para trayectos urbanos, en especial, para trayectos medios o largos (40-65km).

Gracias a que la posición de manejo es muy cómoda, sus llantas grandes y su suspensión, entrega una experiencia de usuario muy apropiada para trayectos en la ciudad. Llama la atención del MOPED y es que puede adaptarse para ciudades planas, como para aquellas con pendientes inclinadas gracias a que normalmente vienen con potencia de 500Wts a 1000Wts. El MOPED llega como una alternativa a las patinetas eléctricas de alta potencia (“power scooters”).

Marcas como Segway Ninebot, YADEA o AIMA, cuentan con un portafolio muy interesante de motos electricas que incorporan tecnología de punta: internet de las cosas, GPS, conectividad, etc. 

 

moto eléctrica moped

Escrito por: La Liebre